Visitas

martes, 29 de noviembre de 2011

Estar viva no es lo mismo que vivir

Hoy es un día raro, es como si no fuese yo, estoy triste. He empezado a pensar, y me pregunto ¿he dejado de estarlo alguna vez?. Estoy viva, sí, pero vivir no es lo mismo que estar viva. Me siento como si fuera la mitad de algo, de algo que haya muerto, y que jamás encontraré.
Me siento dentro de un pozo, del que a veces intento salir y sonrío y otras me da por llorar y me hundo más.
Creo que he creado en mi mente un mundo y a veces hasta me asusto porque confundo el mundo de mi imaginación con el mundo real. Pocas veces me doy cuenta, de que no es normal discutir como si tuviera dentro de mi cabeza dos personas a las que ignoro completamente.
Vivo distante al resto de la gente,a menudo ni me doy cuenta de que existen los demás, ni me acuerdo de que día es. La cabeza me da vueltas y solo escucho preguntas y nunca respuestas.
Así que me paso los días viendo como la vida sigue con sus rutinas a mi alrededor, sin más.


Hoy, estoy triste, y aunque no tenga miedo, porque mi mayor miedo ya se cumplió, no sé cuando voy a dejar de estarlo.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Es todo lo que quiero en esta vida insana

Vivir en una propia anarquía, sin la necesidad de contentar, o el miedo de defraudar a alguien. Vivir sin leyes que te prohíban cumplir tus sueños, reírme cuando quiera reír y llorar sin que me importe que me miren. Salir hasta tarde sin broncas a la mañana siguiente, disfrutar el día a día. Emborracharme con los que de verdad me hacen feliz y saber lo que es pasarlo bien. Besar a quien quiera y cuando quiera. Hacer todo lo que ahora no puedo y quiero.
25 de Noviembre, Día contra la Violencia de Género.


"Sabes que no fue la primera y no será la última vez.."

jueves, 24 de noviembre de 2011

"La vida no se mide por las veces que respiras...


sino por los momentos que te dejan sin aliento."

miércoles, 16 de noviembre de 2011

La chica del autobús



Cogía todos los días el mismo autobús y se sentaba en la última fila, a la izquierda, siempre el mismo sitio, siempre sola.
De vez en cuando escuchaba música con sus (poco) discretos cascos, y cantaba feliz, loca, divertida, sin importarle que todos los demás la estuvieran mirando, para ella no existía nada más que el paisaje que a su paso iba quedando atrás; otras veces leía un libro, impregnándose de cada una de esas palabras que poco a poco iban ocupando páginas y páginas, para contar la vida de unos extraños que a ella tanto le fascinaba. También tenía pasado el trayecto estudiando nerviosa, los apuntes de latín para un examen a primera hora. 
A veces simplemente se dedicaba a sonreír sin motivos, o muchas otras, a llorar, intentando camuflar sus lágrimas con las gotas de lluvia que resbalaban sobre el cristal.
Nadie la conocía, pasaba desapercibida por todo el mundo, por todos menos por mí. Nunca le quitaba ojo, discretamente eso sí, ansiaba ver cualquier movimiento suyo, me parecía una chica... ni rara, ni diferente, simplemente especial.
Una chica, que un buen día, se sentó en el mismo asiento de siempre  y empezó a escribir.
Desde entonces no volví a saber de ella, cada día, nada más subir, dirijo la mirada hacia la última fila, y allí está, su lugar, vacío.

La chica del autobús, que necesitaba cambiar de vida, y finalmente lo consiguió.

jueves, 10 de noviembre de 2011

martes, 8 de noviembre de 2011

Sólo espera, ten paciencia.

Al principio saltan chispas, una vez que esa luz se enciende comienzas a soñar, lo ves todo al revés, confundes la realidad de tal manera, que cuando de repente se apaga, te derrumbas.
Y es que en la vida no se pueden esperar momentos buenos, ni malos. La vida cambia. Un día te levantas tocando las nubes y otro te acuestas en el suelo con miles de heridas sin cura, un millón de preguntas que no tendrán respuesta y otras tantas respuestas de las que nunca te has planteado la pregunta.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Ey chipirón

A tres de novembro párome a pensar en que significa ela para min.

Certo é, que nos fíxemos máis intímas nestes últimos anos, pero se te das conta, levamos unha vida enteira xuntas. Con máis ou menos confianzas, pero xuntas ao fin e ao cabo.

A día de hoxe doume conta de que sen ela nada sería igual; é única, transparente, das poucas que se mostran tal como é, poño a man no lume a que xamais cambiará a súa personalidade para caerlle ben a fulanito nin para que menganito se namore dela. Está conforme consigo mesma. Sabe comprenderte e escoitarte. Aínda que por dentro esté desfeita, intenta non derrumbarse só para que os demais non suframos, sácache un sorriso ata no peor dos momentos, e está aí cando máis a precisas.

Só por iso, podo afirmar que ela ocupa un dos cinco dedos da man, cando de contar aos mellares amigos se trata.




todos los días sale el sol, chipirón
Felices 16, Helenita del Río