Visitas

viernes, 6 de junio de 2014

Stendhal

Quererte fue como apostar
al riesgo más alto
con todos los ases sobre la mesa
y las mangas vacías,
cruzar la carretera
con el semáforo en rojo
y los ojos cerrados,
escribir poemas
que nunca saldrán a la luz.

Fuiste un día de invierno
sin abrigo,
una alarma
que no volvió a sonar
después de apagarla por primera vez,
todas las quemaduras
que vienen después del fuego,
el único accidente
de una autopista vacía.

Pero quererte fue también
encontrar los puntos a todas las frases,
mirar directamente al sol
y conseguir no apartar la mirada,
encontrar unos ojos
que en vez de mirar en la misma dirección que yo
me miraran a mí.

Pero fuiste también
todas las canciones
que aún no había escuchado,
todas las estrellas fugaces
cazadas a primera vista,
la música
del primer baile de fin de curso,
una noche que se volvió
una vida llena de respuestas.

Fuiste como enamorarse
directamente de Stendhal
y olvidar el síndrorme.
Elvira Sastre

jueves, 5 de junio de 2014

miércoles, 30 de abril de 2014

Yo me rendí y Marwan lo escribió para que tú lo supieras

También pensé que solemos equivocarnos cuando dudamos
entre dos puertas abiertas,
que cegados por ambas opciones
olvidamos que siempre hay una tercera puerta,
una solución que tal vez sea producto
de la suma o la resta de las otras dos.
Es por esto que aprendí
que es tan importante atreverse a perdonar y volver a intentarlo
como atreverse a rendirse,
y rendirse-y ser capaz de aceptarlo-
es esa tercera puerta que nunca supimos ver.
Supongo que este poema es esa tercera puerta.
La tercera puerta que me hizo falta toda mi vida.

viernes, 4 de abril de 2014

"No lo tenías todo, pero tampoco lo necesitabas todo, hasta se podría decir que eras feliz entre comillas, porque era una felicidad esporádica pero sin sobresaltos. Y ahora, un absurdo acontecimiento pretende ser el centro de tus decisiones, regresar o no regresar, esa es la cuestión. A los pocos minutos cuelgas, y el silencio se ve interrumpido por tu ritmo cardíaco.
A veces dejar el corazón de lado y priorizar la conciencia puede ser mucho más que un acto de crueldad, a veces resulta ser el momento más glorioso de un largo esfuerzo, la señal de un nuevo comienzo, la esencia de la madurez cuando dijiste ya no."

martes, 24 de diciembre de 2013

Hay cosas que uno no puede hacer solo, discutir, subirse y sujetar una escalera a la vez o doblar una sábana de esas de cama de matrimonio. Yo toda mi vida he pensado que lo ideal era vivir en pareja, por muy extraña que fuera la pareja; de hecho hay parejas que acaban convirtiéndose en tríos, parejas que se van quedando sin pareja porque no se puede evitar el miedo a no estar a la altura. Hay parejas que son imposibles por definición, por historia y por física, aunque no por química; o parejas en las que la química se ha ido gastantdo aunque sigan compartiendo una familia, familias donde en algún momento hubo una pareja. Parejas que fueron en algún momento y ya no son nada.
Y eso es lo que más miedo da en la vida, cuando la pareja se rompe, sea por lo que sea, la primera sensación que se tiene es de pánico, un miedo atroz a estar solo, a la pérdida de control sobre nuestas vidas, un miedo atroz a estar solo. Pero cuando se llega a esa soledad uno se da cuenta de que la ruptura puede llevarnos a un lugar mejor.
Hoy, es el primer día del resto de mi vida. Porque desde hoy creo que lo más importante en esta vida es saber volar solo.